Esto es un experimento, sí sí. Un experimento para una persona ajena al mundo de las nuevas tecnologías. Un experimento de una madre que ve cómo crecen sus hijos y que no está al día de todos los avances de los que ellos van a disponer, que no tiene tiempo para quedar todo lo que le gustaría con sus amigos, ni para hacer todas las cosas que le gustan. Intentaré estar conectada... da igual dónde esté! En fin, vamos a probar, es un experimento...

TRANSLATE / TRADUIRE BLOG

23.7.10

Me encantan los libros para niños



He descubierto este blog por casualidad... y simplemente me ha encantado! Donde viven los monstruos es el blog Román Belmonte, blog centrado en la literatura infantil y juvenil: Opinión, sugerencias de lectura y enlaces interesantes... Os dejo un post reciente que resume un poco la temática del mismo.
"Cada vez que viene un invitado a casa y ve las baldas a rebosar de libros para niños, una pregunta asoma por mi cabeza: ¿He de justificarme ante este alarde de infantilismo? Tras recapacitar unos segundos me respondo a mí mismo con otra cuestión: ¿Acaso no puedo seguir siendo el Peter Pan que soy? Y cuando el invitado me mira, se acerca a la estantería y ojea cualquiera de ellos mientras en su cara triunfa la sonrisa, decido no abrir el pico, coger otro libro y sentarme junto a él.

Los adultos somos prejuiciosos, de eso no cabe duda, más todavía si nos aferramos al material del que están hechos esos estúpidos cajones llamados cánones y que la sociedad ha establecido para hacernos un poco más infelices. Son muchas las veces en las que los estereotipos no nos dejan vivir y pretendemos ser lo que no somos, en una palabra, artificiales, cosa a la que no estoy acostumbrado (por eso tengo un blog como éste…, para que todos mis ligues pongan cara de extrañados la primera vez que topan con él… Ja, ja, ja).

Vivir encasillados tampoco nos deja experimentar sensaciones desconocidas que quizá nos llenasen de felicidad… una lástima teniendo en cuenta lo mucho que nos ofrece la inmensidad del mar y el diámetro terrestre, ¡cómo para andarse con remilgos! Pese a ello, algo tenemos que tener claro: un padre no puede ser un amigo, una novia no puede ser una madre, un fontanero no puede ejercer de policía, ni el médico de maestro, todos somos lo que somos, lo que no nos impide disfrutar de lo que otros viven a diario.

Por todo ello, hoy les hago una propuesta: abran las puertas de sus librerías, de sus estantes favoritos, de todos los libros infantiles que tengan escondidos debajo de la almohada, entre los periódicos viejos del salón o sobre la mesilla de noche, y préstenselos a sus parientes, amigos y enemigos para que lleguen a esa conclusión a la que todos nosotros llegamos un día: ME ENCANTAN LOS LIBROS PARA NIÑOS.

P.S.: Y si alguno no llegara a esa conclusión, siempre pueden regalarle el libro álbum que hoy reseño en esta noticia, Cómo enseñar a tus padres a disfrutar de los libros para niños, de Alain Serres y Bruno Heitz, una obra que además de dar muy buenas razones para la lectura de este tipo de libros, hace unos guiños muy graciosos a conocidísimos álbumes ilustrados."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada